UNIDAD X. Novecentismo y Vanguardias.

greguerias_06

La renovación estética que se produce en todos los géneros artísticos a comienzos del siglo XX está ligada al contexto políticosocial que vive Europa en estos años. Se ponen en duda los principios científicos existentes, los valores tardicionales y religiosos están en desuso…

Los vanguardismos son movimientos europeos y sobre todo franceses. Una de las características de estos movimientos es la conciencia de grupo que poseen sus integrantes, que se manifiesta en reuniones periódicas y manifiestos teóricos. Estos movimientos o “ismos” tienen un carácter combativo y de ruptura con la estética anterior y buscan nuevas formas de expresión artística y literaria.

Los principales movimientos de vanguardia son el Futurismo, el Expresionismo, el Cubismo, el Dadaísmo, el Surrealismo, etc

El Vanguardismo en España está ligado a la aparición de la revista Prometeo , dirigida por Ramón Gómez de la Serna. La revista apereció en 1908 y entre sus colaboradores encontramos personalidades como las de Cansinos Assens, Eugenio Noel, Marinetti o Juan Ramón Jiménez.

Podemos decir que Gómez de la Serna creó su propio “ismo” personal: el ramonismo. Sus creaciones más famosas son las greguerías.

ACTIVIDADES

Actividad 1. Fíjate en el siguiente caligrama. ¿De qué trata el poema y qué representa?

Actividad 2. Lee  las siguientes greguerías y haz un dibujo de cada una de ellas. Después haremos una pequeña exposición en clase.

El arco Iris es la cinta que se pone la naturaleza después de haberse lavado la cabeza.

La lagartija es el broche de las tapias.


Actividad 3. Observa las siguientes imágenes y haz asociaciones imitando la fórmula de las greguerías (metáfora más humor).

Actividad 4. Lee el siguiente texto de Luis Buñuel  donde cuenta  como él y Dalí crearon el cortometraje Un perro andaluz. ¿Tiene sentido lógico?

Teníamos que buscar el argumento. Dalí me dijo: «Yo
anoche soñé con hormigas que pululaban en mis manos.» Y yo:
«Hombre, pues yo he soñado que le seccionaba el ojo a no sé
quién.» «Ahí está la película, vamos a hacerla.» En seis días
escribimos el guión. Estábamos tan identificados que no había
discusión. Escribíamos acogiendo las primeras imágenes que nos
venían al pensamiento y, en cambio, rechazando sistemáticamente
todo lo que viniera de la cultura o de la educación. Tenían que ser
imágenes que nos sorprendieran, que aceptáramos los dos sin
discutir. Nada más. Por ejemplo: la mujer agarra una raqueta para
defenderse del hombre que quiere atacarla. Entonces, éste, mira
alrededor buscando algo para contraatacar y (ahora estoy hablando
con Dalí) «¿Qué ve?» «Un sapo que vuela.» «¡Malo!» «Una botella de
coñac.»,¡Malo!» «Pues ve dos cuerdas.» «Bien, pero ¿qué viene
detrás dé las cuerdas?» «El tipo tira de ellas y cae, porque arrastra
algo muy pesado.» «Ah, está bien que se caiga.» «En las cuerdas
vienen dos grandes calabazas secas.» «¿Qué más?» «Dos hermanos
maristas.» «¡Eso es, dos maristas!» «¿Y después?» «Un cañón.»
«¡Malo! Que venga un. sillón de lujo.» «No, un piano de cola.»
«Muy bueno, y encima del piano de cola, un burro… no, dos burros
podridos.» «¡Magnífico!»… O sea, que hacíamos surgir
representaciones irracionales, sin ninguna explicación. (Entrevista
con J. De la Colina y T.P. Turrent publicada en Contracampo (nº 16,
oct-nov. de 1980, pp. 33-34) .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: